El proceso de selección como motor para impulsar (o derrumbar) tu marca empleadora

Tiempo de Lectura: 3 minutos
marca empleadora

Cuando desarrollamos un proceso de selección nuestra meta final es conseguir el mejor talento para el puesto o posición que buscamos llenar. 

Muchas veces los candidatos pasan por la tediosa experiencia que implica postular a un puesto de trabajo:  enfrentar largas y numerosas entrevistas en horarios que no siempre les acomodan, trasladarse hasta la empresa en medio del tráfico y, si no son elegidos, cero respuestas sobre el estado de su postulación. Todo esto sin duda afecta a la marca empleadora.

Seguramente recordarás alguna oportunidad laboral en la que te enfrentaste a un escenario similar y, honestamente, ¿tienes una buena impresión de aquella empresa? Lo más probable es que no. Igualmente puede suceder con cientos de postulantes a tu organización, ¿quieres que se lleven ese recuerdo de tu empresa? 

Si en el primer contacto directo del talento con nuestra marca empleadora no podemos ofrecer una mejor experiencia, las impresiones que se forman los candidatos serán negativas y en consecuencia no atraerás al mejor talento.

Entonces, nos queda claro que las estrategias que se implementen sobre el reclutamiento y selección en la organización serán clave para el posicionamiento positivo y deseado de la marca empleadora.

En este terreno, muchos creen que la presencia en redes e internet solucionará sus problemas de posicionamiento mágicamente. Puede aliviarlos un poco, no lo dudamos. Las largas colas y presentación de currículos puede reducirse a la búsqueda en un portal de empleo, el envío de correos electrónicos o la consulta mediante las redes sociales de la compañía, a poco más de un clic de distancia. 

Pero, ¿qué sucede si el diseño del contenido en tus redes es pobre y los mensajes difundidos son vagos y generales? O si, como antaño, nadie responde a los postulantes con mensajes sobre si accedieron al puesto o no. ¿Cómo crees que te verán? Como una empresa poco competitiva, poco interesada en mantener una buena imagen, con poca inversión en la gestión de la compañía, poco interés en satisfacer las necesidades de sus públicos y, obviamente, alejado de la transformación digital y la innovación. 

Toma nota de estas acciones

Como toda marca, nuestro principal objetivo será posicionarla en la mente de las personas con los atributos con los que queremos que nos identifiquen: moderna, tecnológica, responsable, tradicional, innovadora, etc. 

Si tomamos el proceso de selección como parte fundamental en este posicionamiento, las acciones lógicas a tomar podrían ser las siguientes:

  • Gestiona adecuadamente tus redes sociales con mayor presencia de candidatos activos y pasivos (prioritariamente LinkedIn). Puedes crear también un “fan page” o “company page” específicas para este tipo de público.
  • Diseña un entorno digital dentro de la web de la organización, dirigido a los postulantes, donde puedan dejar sus datos y documentos (por ejemplo, una página Trabaja con Nosotros).
  • Diseña contenidos sobre tu marca empleadora específicos para este público objetivo, que tengan un concepto creativo bien desarrollado y contengan información de valor sobre la organización (beneficios, ambiente laboral, reconocimientos). 
  • Digitaliza tus procesos de selección y reclutamiento implementado evaluaciones on-line, aplicaciones de gamificación para el análisis del desenvolvimiento de los candidatos en simulaciones de entornos reales de trabajo y entrevistas a distancia a través de video llamadas o video entrevistas
  • Cumple con lo que ofreces en tus redes sociales y página web, caso contrario podrías tener una crisis de reputación en base a comentarios negativos.
  • Elabora estrategias de marketing digital hacia los postulantes activos y pasivos.
  • Filtra en primer lugar a aquellos candidatos con una mejor y sólida presencia digital para que puedan ser tu soporte en el camino a la transformación digital.

Lo más probable es que como resultado de estas estrategias logres una marca empleadora atractiva de cara a tus posibles futuros colaboradores, lo que repercutirá en una mayor cantidad de aplicaciones y mejores candidatos, sobre todo de aquellos que tienen en alta estima tu marca y desean ser parte de ella por muchas razones (ambiente laboral, valores, beneficios). 

Gracias a esta gestión volverás más eficiente tu gasto sobre estos procesos (selecciónreclutamiento y desarrollo de la marca empleadora) y tendrás al talento necesario para impulsar procesos de transformación digital, desarrollar acciones más profundas de marca empleadora y cimentar una sólida cultura organizacional. 

Crédito foto: Foto de negocios creado por ijeab – www.freepik.es

¿Te pareció interesante? Compártelo en tus redes.